Contratos y Convenciones Matrimoniales


La oportunidad de contar con un instrumento con valor no sólo legal, sino fundamentalmente moral, da a los futuros cónyuges una oportunidad valiosísima de conocerse más profundamente, y de tomar al matrimonio como un acto trascendente.

Para que la planificación no se limite a la elección de un salón y un menú para la fiesta, de la ropa y la música para vivir un momento inolvidable pero efímero, sino que se extienda a todas las cosas que realmente importan para una convivencia enriquecedora y sustentable.

Convenciones matrimoniales: ¿qué se puede pactar?

Inventario y valuación de los bienes que cada cual lleva al matrimonio.

Opción por alguno de los regímenes de manejo de bienes:

                • ✓ Separación de bienes
                • ✓ Comunidad de gananciales

¿Cuándo y cómo?

Al casarse o a partir de cumpir 1 año de casados
Por escritura pública.
Con inscripción en el acta de matrimonio.

Las convenciones matrimoniales están llamadas a ser de gran utilidad en los casos de segundas o ulteriores nupcias, en especial cuando los contrayentes tienen una gran diferencia en su capacidad de generar ingresos, o cuando desean proteger el patrimonio en beneficio de sus hijos de un matrimonio anterior. 


Cambios en los Contratos


Se permiten los contratos entre cónyuges.
Se puede pedir el divorcio en cualquier momento.
El divorcio puede ser pedido por uno solo.
Ya no hay obligaciones ni transgresiones matrimoniales:

            1.  Desaparece el divorcio por culpa.
            2.  Sólo se puede reclamar una indemnización en los  Tribunales Civiles.

Consecuentemente, un cónyuge no se podrá negar al pedido de divorcio.
No será necesario un acuerdo total antes de presentar el divorcio.
Sólo es necesario presentar una propuesta de “convenio regulador”.